24 de enero de 2010

Algunas aportaciones que me han llegado (I)

Voy a publicar algunos comentarios que me habéis hecho llegar por correo electrónico. Como no los habéis enviado al blog no voy a poner los nombres de los que los habéis escrito.

1) Querido Miguel Angel: Tras de leer tu escrito, me parece que la idea que propones es fundamental para nuestra Comunidad, y hay propuestas muy muy interesantes e importantes, pues como dice Chércoles tal vez en esto “nos estamos jugando todo”.

2) Me alegro mucho que se trate este tema en la asamblea.
La Eucaristía no ha de ser sólo el centro de la vida de la comunidad sino el centro de la vida de fe cada miembro. Para ello es esencial celebrarla a menudo, muy a menudo. Mi experiencia es que cuanto más consciente eres del regalo que Dios nos da.
Entre las obligaciones del Grupo no figura la asistencia a la misa dominical pues se da por supuesto, pero creo que se debería hacer más hincapié en ello; y además animar a la asistencia entre semana, que suelen ser misas mucho más reposadas que las de los domingos.
Conocer la liturgia y utilizar un misal ayuda mucho a saborear la celebración. Se podrían repartir misales junto con los libros de canto y enseñar a usarlo.

3) Conseguir que la Eucaristía sea el centro de la Comunidad. Sería necesario que la expresión “centro” que es una palabra figurada, se explicitase en tareas y no sólo en lo que parece un sentimiento.
P. ej. incluye los conceptos a interiorizar:
- Jesús como modelo de hombre e incorporado al ser de Dios es nuestra referencia de vida, de esperanza. La reunión de los hermanos en fraternidad, en amor mutuo, es el ejercicio del mandato de Jesús. Luego lo incluyes en el fundamento.
- Las palabras de Jesús son una manifestación de cariño y despedida así como un testigo de continuidad de la misión para los cristianos cuando él se vaya, que sería inmediato.
- Vivid esta actitud como recuerdo y como misión.
Y así otras acepciones.

4) El centro de nuestra relación con Jesús empieza en la Eucaristía. Empieza realmente en la oración, en la práctica de entrega y en el servicio. Todo ello aparece en textos o símbolos en el ritual que es un resumen celebrado en común de nuestras creencias.

5) Lo más importante de reunirnos en comunidad es poder compartir la Eucaristía. La Eucaristía pone nuestra sesión de relación en grupo con el pilar de sentido fundamental de nuestra adscripción cristiana que es Jesús. Pero ambos aspectos se complementan. Lo que quieres enfatizar de que ambas participaciones son necesarias y hay que ser consecuentes con la participación en ambas si me parece destacable.

6) Proclamación de la Palabra. Me recuerda lo que pasó en Nazaret cuando Jesús lee el texto de Isaías y la gente se queda atónita de su autoridad. Yo creo que no podemos hacer que en el Grupo se exija prueba de santidad para los lectores, pero me parece bien que se enfatice que el lector debe prepararse en oración.

7) Para mí el centro de mi relación con Jesús, es mi oración personal ante Él, donde actualizo mi confianza en el Dios de Jesús, en la vida y en mí mismo. En la Eucaristía celebro y doy gracias por ésta