31 de marzo de 2012

¿Para qué sirve esto?

Ayer me preguntaban, medio en serio medio en broma, para qué sirve el Twitter, el Facebook, los blogs y toda esta verborrea digital que nos inunda y nos deja como analfabetos si no somos capaces de demostrar que ya tenemos un "perfil".
Cada uno tendrá una contestación, dependiendo del uso que le dé a cada herramienta, pero hoy quiero hacer una reflexión sobre "para qué sirve este blog". La respuesta es evidente: no sirve para nada si Dios no está detrás.

Buscar un rato para la oración, pararse delante de Dios, dejarle hablar a tu corazón, experimentar su presencia, salir consolados de la experiencia y ponerse en marcha para cumplir su voluntad. Este es el camino que Jesús nos enseñó para ser felices y que queremos practicar los cristianos. Todos estos pasos los podemos hacer solos, en comunidad, con libros, con músicas o con el ordenador. Cada cual debe buscar su manera de andar y los sitios por donde se cuela el Espíritu en su vida. ¿Será este blog otro medio más?

En este blog he colgado vídeos, músicas, fotos, documentos... para ¿hacerlo más atractivo?, ¿para conseguir más lectores?, ¿para satisfacer mi narcisismo?, ¿para recibir felicitaciones?. Esos son los motivos habituales de los que escriben un blog, pero en este caso he procurado dejarlos fuera (aunque no siempre lo consigo). El principal motivo es proporcionar otro estímulo más para acercarse a Dios. Recordar la importancia de la Eucaristía, refrescar las sensaciones que hemos vivido en algunas misas, todo está dirigido al encuentro con el Señor.

Ahora te toca a ti contestarte "para qué estoy leyendo este blog". Por curiosidad, por costumbre, porque una vez me suscribí y no dejan de llegarme los correos...¿Me ayuda a seguir a Jesús?


Que podamos vivir la Pascua y la Resurrección de Jesús en las eucaristías de esta Semana Santa.