21 de julio de 2012

Misas que son pobres, frías y aburridas

(Pulsa aquí para ver el artículo completo)
El obispo de Solsona, Xavier Novell, ha enviado una carta a sus párrocos y capellanes para fomentar la vida de comunidad de las parroquias y tratar de mejorar algunas misas que son "pobres, frías y aburridas".
No he conseguido el documento original y todo lo que hay es un artículo de EFE/ABC donde se habla de estas instrucciones, pero es suficientemente extenso como para llevarnos a la reflexión.
El obispo de Solsona, al que los medios de comunicación gustan de presentar como el más joven de España, es una persona con una gran capacidad mediática. Se ha dejado entrevistar en el programa de Buenafuente ganándose el respeto de creyentes y no creyentes. Os recomiendo ver el vídeo:

    
Todos los comentarios que he leído sobre las instrucciones que envió son críticos, pero por la trayectoria de este obispo y por lo que consiguió transmitir en la entrevista, prefiero darle un voto de confianza hasta que consiga leer el documento original y juzgar por mi mismo.

Mientras tanto quiero aprovechar para reflexionar sobre este tema tan importante de la responsabilidad que tenemos todos de vivir la Eucaristía con alegría y permitir que Dios atraiga a las personas a ese encuentro con Él. 
El exceso de ceremonial convierten la misa en un espectáculo y alejan a las personas del motivo principal: el encuentro con Jesús. El centro de la Eucaristía no puede ser un cura divertido pero todos hemos sufrido a un cura aburrido, o peor, a un cura enfadado que solo sabe criticar y quejarse. Jesús se hace presente independientemente de cómo sea el cura, pero las personas que asistimos somos débiles y si el cura no nos engancha se nos quitan las ganas de seguir.
La frase que quiero subrayar de lo que ha publicado el obispo es: "Tenemos que superar el individualismo y fomentar la comunidad". No tiene sentido hablar de ir a misa si no tienes una comunidad donde compartir la fe.

Recuerdo ahora una reflexión que escribí en el TI de Noviembre de 2004 comentando la diferencia entre "ir a misa los domingos" y "celebrar la Eucaristía en comunidad". Tenemos que ser conscientes de la enorme responsabilidad a la hora de escoger la misa a la que vamos y de ayudar a que se convierta en un lugar de encuentro.