25 de diciembre de 2013

Navidad en Nueva York

(Pulsa aquí para ver el artículo completo)
Cuando salimos de nuestro entorno cercano siempre nos preocupa lo que nos vamos a encontrar. Cuando cruzas el charco y ves la sociedad norteamericana del capitalismo feroz te sientes un poco abrumado por el lujo de las tiendas y la altura de los rascacielos. Cuando ves las imágenes de Santa Claus te parece que esta película ya la has visto y que tu vida se mueve en otros niveles distintos.
La Navidad en Nueva York puede ser bonita y fría, desbordante y superficial, o, ¿puedes encontrar algo distinto?.

Ayer fuimos a celebrar la Navidad en familia a la parroquia de San Francisco Javier, de los jesuitas en Manhattan. El altar decorado con poinsettias y muérdago, y un par de árboles de navidad en el presbiterio daban la imagen de la festividad y la alegría que desbordaba a los organizadores. Empezando por los que ofrecían el libro de cantos a la entrada, que resultaban llamativos por las sonrisas de acogida que repartían a todo el mundo.
El coro estuvo dando un recital de villancicos desde media hora antes de empezar para calentar el ambiente.
La introducción la hizo la solista del coro con una cara de felicidad y unas sencillas palabras (sin leer papeles) que te llenaban el corazón.

Y a la hora de proclamar el Evangelio hicieron una representación los niños pequeños en la más pura tradición del Grupo. Con los problemas de que no se les oye la mitad, y la alegría y espontaneidad de ver a los niños transmitiendo el mensaje de Jesús. En la homilía el cura les hizo algunas preguntas y resultó muy entrañable.

El libro de cantos que repartieron ¡incluía todas las partituras de la celebración!. Aunque había poca gente que cantaba, algunos pudimos disfrutar de los clásicos americanos y reconocer alguno más tradicional como el Go, tell it on the mountain

Fue una gozada reconocerte en tu iglesia, porque el mensaje de Jesús transforma los corazones en cualquier lugar del mundo donde más de dos se reúnan en su nombre.

29 de noviembre de 2013

Evangelii Gaudium

"La Eucaristía no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles".
Papa Francisco. Evangelii Gaudium, 47.

23 de noviembre de 2013

La herencia del Señor

El otro día me comentaban como ha evolucionado el sentido de la herencia que dejas a los hijos. Hasta hace unos años, la mejor manera de asegurar su supervivencia era dejarles en herencia todo lo que tuvieras, dinero, casas, negocio familiar. Así podrían tener más fácil encontrar un medio para vivir. Y si no querías dividir el patrimonio, se lo dejabas al mayor, metías a los demás hijos en el ejército o en la iglesia, y te asegurabas de casar a las hijas con un buen partido.

Hoy en día, si quieres asegurar la supervivencia de hijos e hijas, es mejor invertir el capital en su formación, universidad, idiomas en el extranjero, etc. Tenemos más claro la importancia del ser frente al tener y nos preocupamos de que su educación les coloque en un buen punto de partida para que puedan elegir como desarrollar su vida por si mismos.

Pero la herencia que más importa es la espiritual y eso es algo tan intangible que necesitamos buscar ejemplos que nos orienten.
¿Qué hizo el Señor cuando vio que había amado a los suyos hasta el extremo y llegaba la hora de la despedida? ¿Cómo dejarles una herencia que les asegurara vivir en el Reino de Dios? ¿Cómo seguir ofreciéndoles un camino para llegar al Padre, si él mismo era el camino y se acercaba su muerte?
Se quedó con nosotros en la Eucaristía. Nos ofreció la posibilidad de encontrarnos con Él todos los días y seguir su camino en su presencia. El encuentro con Jesús es el camino y es la mejor herencia que nos pudo dejar.

¿Cómo podemos dejar a nuestros hijos algo mejor que el ejemplo de seguir a Jesús? ¿Qué mejor herencia que la perseverancia en la oración y la Eucaristía? Si quieres dejar a tus hijos le mejor de ti, ponte a a hacer oración en manos del Señor, búscale en la Eucaristía y tu vida se transformará dejando un ejemplo a tus hijos que les ilumine en la vida.

7 de octubre de 2013

La importancia de las pantallas

El mundo sigue evolucionando y la posibilidad de mostrar cualquier mensaje con imágenes nos está habituando a ver pantallas en todas partes.
Las iglesias no podían ser menos y la integración de una gran pantalla dentro del presbiterio es algo que se está convirtiendo en imprescindible.

En esta foto tenéis la iglesia del colegio del Recuerdo donde se aprecia la importancia que han dado a la colocación de la pantalla. Con un mecanismo de recogida se puede ocultar mientras no se use, pero si está desplegada se pueden proyectar las letras de los cantos, los textos de las oraciones o lo que sirva para facilitar la integración en la celebración de la Eucaristía.

Ahora que los jesuitas de Maldonado van a empezar las obras para reformar todo el edificio, espero que tengan en cuenta esta sugerencia y pongan una pantalla en cada capilla. Todos lo agradeceremos y los que trabajan en pastoral de jóvenes, mucho más.


15 de septiembre de 2013

Dispensado de ir a misa

Me ha llegado un comentario de Rafa (padre de Íñigo, recién nacido) que estoy encantado de reproducir aquí.

Un comentario muy breve sobre una manera de hablar que se oye respecto de "ir a misa", ...
 Hace unos días, cuando llevamos Ana y yo a nuestro hijo de 4 días a misa, nos dijeron unos amigos que "con bebés uno está dispensado de ir a misa".
Me pregunto si es una expresión acertada, como cuando se dice "¿es precepto, "hay que" ir a misa?"...


Hablar de si "se está dispensado" es hablar de ir a misa por obligación... cuando uno va por devoción y con gusto no hay nada que haga más ilusión que llevar a tu bebé a compartir con todos la mesa del Señor... Y cuando eso es así se hacen todos los esfuerzos (en la medida de las posibilidades de cada uno) por no faltar a esa gran cita semanal.

(Podéis enviarme vuestras opiniones para publicarlas o, directamente, escribir en el cuadro de comentarios. En la entrada anterior sobre la Eucaristía por la paz, hay un comentario muy jugoso)

8 de septiembre de 2013

Ecuaristía por la Paz

La jornada de ayer de oración por la Paz en Siria tuvo una gran repercusión en toda la Iglesia. La convocatoria del Papa Francisco ha significado un punto de inflexión en la conciencia de muchos para dejar claro que los cristianos no creemos en la violencia sino en el Dios de la Paz.
La postura la dejaba muy clara en la carta que envió a Valdimir Putin: "Abandonar la vana pretensión de una solución militar". Aquí tenéis el original del Vaticano: Carta del Papa Francisco a Vladimir Putin

En muchas iglesias se celebraron vigilias de oración, eucaristías, rezos del rosario y cenas de ayuno con pan y agua.
En esta imagen tenéis el altar de la Parroquia de la Ventilla donde nos juntamos muchas personas para pedir a Dios esa paz tan necesaria para  la humanidad.

La primera eucaristía después del verano, ha sido para pedir la Paz en comunidad. En lugar de salir a la calle a hacer manifestaciones, los cristianos pedimos a Dios su fuerza y su luz para poder trabajar cada uno en la construcción de su reino. 

23 de agosto de 2013

¿A qué hora hay misa?

Hay mucha gente colaborando en facilitar el encuentro con Jesús en la Eucaristía. Desde los teólogos y los curas hasta los músicos y los programadores. Y en verano, cuando estamos lejos de casa, no sabemos donde podemos ir a misa.
Hoy os presento los últimos esfuerzos de Misas.org para encontrar los horarios de misas de las distintas iglesias mediante la informática. Se alimenta de los comentarios de los propios usuarios que notifican los cambios en los horarios y ya tienen registradas 14.762 iglesias. 

Si estás leyendo esto desde un ordenador puedes abrir en tu navegador la página web  http://www.misas.org/ donde encontrarás un "buscador avanzado" (provincia, localidad, fecha/hora, etc.). También tienen un buscador por mapa donde aparecen en Google Maps todas las iglesias que tienen registradas. 
Si lo estás leyendo desde el navegador de un móvil, también tienen la página adaptada para la visualización de dispositivos móviles, tabletas etc. en la dirección: http://go.misas.org/. Aquí las búsquedas son más simples porque se usan menos datos, pero hay que rellenar dos pantallas antes de ver la lista de templos encontrados.

Si tienes un iPhone o un iPad, puedes utilizar la aplicación iOS que han desarrollado. En este enlace puedes descargar la aplicación gratuita desde la tienda iTunes Stores e instalarla en tu dispositivo.
Y si tu teléfono o tableta es Android puedes instalar la misma aplicación adaptada a tu sistema en la tienda Google Play, en este enlace.
Si quieres colaborar actualizando alguna información errónea, tienen un enlace para explicarte como hacerlo: http://www.misas.org/colaborar

1 de junio de 2013

Dadles vosotros de comer

Estas palabras no dejan de resonar en mi corazón como la solución a todos los problemas del mundo. La crisis, el paro, el hambre, los países pobres... cada uno tenemos nuestro granito que aportar y Jesús nos pone el reto: "Dadles vosotros de comer" (Lc 9,13).
De pequeño, cuando escuchaba el milagro de los panes y los peces, me imaginaba una hogaza de pan a la que le arrancaban un trozo y se rellenaba el hueco mágicamente. De esa manera el pan llegaba para todos porque para eso era un milagro. Hasta que un día escuché la explicación del libro "Un tal Jesús" en la que proponían que los que seguían a Jesús aportaban sus provisiones y, compartiéndolas entre todos, daban para alimentar al gentío. No es una explicación ortodoxa, pero es la que más se acerca a las palabras de Jesús: nosotros somos los encargados de ayudar en los problemas.

Este fin de semana celebramos el Corpus Christi y es un fecha muy especial para recordar en este blog. El evangelio de la fiesta es éste mismo de la multiplicación de los panes y los peces. Y todos los textos, oraciones y músicas confluyen en el encargo de Jesús de compartir lo que tenemos.

Aquí os dejo algunos materiales para revivir este encargo: desde la canción "Dadles de comer" (3:43) del grupo Ain Karem, la oración del fin de semana (14:56) del podcast RezandoVoy, o la poesía "Ser pan" de Rafael Prieto Ramiro (en el blog "Aleteos de Volvoreta").

Y, si creéis que este blog le puede ayudar a alguien a ponerse en camino, no dejéis de recomendarlo.

11 de mayo de 2013

¿Qué música elijo?

Cada vez me toca más participar en la elección de la música o los cantos para una misa. Lo mismo si es para una boda que para un funeral, la música en la Eucaristía tiene un papel muy importante.
¿Llamamos a un coro?, ¿contratamos un cuarteto de cuerda?, ¿pedimos a los amigos que canten con nosotros?.

Todo el mundo tiene sus gustos y hay que respetarlos, pero el objetivo de la elección tiene que ser siempre el mismo: ayudar a los asistentes a rezar. 
Esta semana he asistido a dos misas en la iglesia de Serrano: la primera fue el funeral por Jaime en la que cantó el coro Aldebarán y la segunda fue la celebración de la visita del P. General Adolfo Nicolás a las comunidades ignacianas de Madrid.
En la primera nos limitamos a escuchar lo que cantaba el coro en distintos idiomas (inglés, latín, euskera...) sin entender lo que decían ni participar en el canto/oración.
En la segunda organizamos un coro entre músicos y cantantes de las distintas comunidades de la Red Ignaciana, seleccionamos cantos pensando en los asistentes, editamos un folleto con las letras y los asistentes pudieron hacer oración con la música.

Sólo los cantos religiosos te permiten hacer oración con la mente, el corazón y el cuerpo. El que reza cantando reza tres veces: Hacemos oración con la cabeza al leer la letra inspirada, con el corazón al emocionarnos con la melodía y con el cuerpo al dejarnos llevar por el ritmo. 

22 de abril de 2013

Fraterna y subversiva Eucaristía

(Pulsar aquí para ver el artículo completo)
Hoy os traigo una canción de Cristóbal Fones basada en el poema de Pedro Casaldáliga que escuché el viernes pasado en RezandoVoy.org. La fuerza de la Eucaristía impulsando al hombre desde dentro es capaz de traer el Reino de Dios a la tierra.


Mi Cuerpo es Comida      
Mis manos, esas manos y Tus manos     
hacemos este Gesto, compartida
la mesa y el destino, como hermanos.
Las vidas en Tu muerte y en Tu vida.
Unidos en el pan los muchos granos,
iremos aprendiendo a ser la unida
   
Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos.
Comiéndote sabremos ser comida,
EI vino de sus venas nos provoca.
El pan que ellos no tienen nos convoca
a ser Contigo el pan de cada día.
Llamados por la luz de Tu memoria,
marchamos hacia el Reino haciendo Historia,
fraterna y subversiva Eucaristía.

Pedro Casaldáliga

18 de marzo de 2013

La invitación al encuentro

He hablado aquí varias veces de los comentarios de Pagola sobre el evangelio de cada día y de la manera en que nos ayudan a encontrarnos con Jesús. El libro que escribió, "Jesús, una aproximación histórica", es otro ejemplo de cómo Jesús nos sigue invitando a encontrarnos con Él. El Vaticano ha despejado las dudas sobre el libro y aprovecho para recomendarlo. Se nota que este teólogo está apasionado por el mensaje de Jesús y todos los cristianos que viven enamorados de Jesús son una invitación a encontrarse con El. 

Y ese encuentro tiene lugar en la mesa de la Palabra y en la mesa del Pan. Es un encuentro en primera persona, que si tenemos paciencia y humildad para despojarnos de los prejuicios, acaba por envolvernos con su presencia. Nuestro nuevo Papa Francisco nos decía que si la Iglesia no confesaba a Jesucristo acabaría convirtiéndose en otra ONG. Y es que amar a los hermanos es lo que nos distingue a los cristianos, pero no nos convierte en cristianos. Primero tenemos que ser discípulos suyos y después nos reconocerán en el amor a los hermanos.
Conozco personas que hacen un gran servicio a los demás con la caridad y la entrega, pensando que en eso consiste el ser cristianos y es el camino de la felicidad. Pero cuando vienen los problemas, enfermedades, depresiones, se quedan solos por no haber estado buscando al Maestro.

Por eso no dejo de invitar a encontrarnos con Él en la Eucaristía. En la misa de los domingos, en la Eucaristía de nuestras reuniones de los lunes, en todas las misas que celebra la comunidad con motivo de las confirmaciones, comuniones, bodas o funerales, en la misa de diario de tu parroquia, en la capilla de la universidad, en la capilla del aeropuerto...tenemos muchas oportunidades que aprovechar.
Jesús nos sigue invitando a encontrarnos con Él. Y si miramos a nuestro vida pasada, recordaremos alguna experiencia de haber notado su amor. Ese contacto y esa presencia es lo que nos da fuerzas para seguir viviendo.

Os dejo con la canción de Ain Karem "Venid conmigo" (Mc 6, 30-34) recordando la invitación de Jesús.



30 de enero de 2013

Los hombres que ama el Señor

¡Qué importante es utilizar bien el lenguaje! No nos damos cuenta de las consecuencias que tienen las palabras, pero la realidad es que si no decimos lo que pensamos, acabaremos pensando como las cosas que se nos escapan de la boca.

Este fin de semana, de visita en Olite, estuvimos en misa en la iglesia de Santa María la Mayor. Una iglesia gótica de raíces románicas, con un gran retablo renacentista que llena todo el presbiterio, como podéis ver en la foto que hice al acabar.
Pero aunque el entorno influya en el mensaje, solo es algo secundario. Se pueden transmitir grandes mensajes en sitios horribles y viceversa. Lo importante empieza por la buena noticia que nos trajo Jesús: Dios te quiere. De aquí nacen todos los mensajes.

Pues el sacerdote al rezar el Gloria en la misa dijo: "Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres que aman al Señor". Debía de estar acostumbrado porque toda la gente dijo las mismas palabras sin caer en la cuenta de la frase original que se lee en el Evangelio: ¡Gloria a Dios en lo alto y en la tierra paz a los hombres que él ama! (Lc 2,14).

En el texto original de la oración del Gloria que se recita en la misa, se dice: paz a los hombres que ama el Señor. Lo importante es tener claro que Él fue el primero que me amó y que de aquí surgen todas las consecuencias:
Todos somos iguales porque Dios nos quiere a todos por igual. No depende de que nosotros le queramos o no. No podemos desear la paz sólo a los hombres que aman al Señor, tenemos que desear la paz también para los que no aman al Señor. Nuestro objetivo es entregarnos a todos, no sólo a los que sean de nuestra opinión, de nuestra iglesia o de nuestro partido.

Aquí os dejo la foto de otra iglesia diferente donde el entorno secundario ayuda a transmitir el mensaje y además se nota que los curas dicen lo que piensan y transmiten el mensaje de Jesús. ¡Qué importante es buscar tu sitio para celebrar la Eucaristía en comunidad en lugar de limitarse a ir a misa los domingos!
Hay que elegir bien las palabras para expresar lo que sentimos.

3 de enero de 2013

¿Cuantos han ido a misa?

De entrada ya aviso que la pregunta me parece una tontería por las consecuencias que trae el intentar contestarla. La preocupación por el número de los asistentes es una distracción de lo importante: encontrarse con Jesús. Y hemos tenido el ejemplo con la misa de las Familias en la Plaza de Colón y cómo se valora su éxito por el número de asistentes.


En el caso de la pequeña comunidad en la que nos conocemos todos, la asistencia cobra otro sentido. Cuando falta alguien, le echamos de menos y no nos preocupamos por el número sino por estar unidos.

Pero cuando hablamos de la Iglesia en general, lo que me preocupa es el interés de muchos obispos en medir la acción de Dios con las cifras de asistentes. Y ese interés proviene de tener otros objetivos distintos de los que tenía Jesús:
- Cuando gobernaba el PSOE, las convocatorias de las misas multitudinarias buscaban demostrar que hay muchas personas con una opción política distinta.
- También se pretende "dar testimonio de Iglesia" asistiendo a las misas para que se reconozca el peso de la Iglesia en la sociedad.
- Otro motivo es sentirse arropado por la masa, cuantos más seamos más reconfortado me siento de pertenecer a un grupo importante.
- Y el motivo más sencillo: me llaman y me siento obligado a ir sin plantearme los motivos más profundos.

Parece que la Iglesia imita al Ejército. En una fecha especial sacan a sus efectivos de sus habituales quehaceres, cortan la Castellana, y hacen una demostración de su presencia para recordar a la sociedad que existen. Es una acción de marketing que pretende transmitir una imagen determinada, unos valores y una relevancia que los medios de comunicación no le reconocerían con las actividades normales.

Pero la Eucaristía es otra cosa. Es el encuentro de los cristianos con Cristo.
Él mismo nos decía: "En eso conocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros" (Jn 13, 35). No hay otra manera de dar testimonio ni podemos buscar otras acciones para que nos reconozcan.
No hay que demostrar nada a nadie; hay que amar con humildad como lo hizo nuestro Maestro.

(Por cierto, os animo a dejar vuestros comentarios en el blog. En el enlace que está en la línea siguiente y pone "n comentarios")